¿Qué espera un niño con TDAH y sus padres de nosotros?

Carta de Diego

Estimado profe:

Antes de que comience el curso, permíteme hablarte de mí. Soy un niño que tiene un trastorno llamado TDAH. Esto significa que me comportaré de forma muy inquieta, a veces impulsiva. En ocasiones me será difícil mantener la atención. Me distraeré fácilmente y a veces haré bobadas que distraigan a los demás. Olvidaré los deberes y también los libros y cuadernos. Quiero que sepas que todo esto no lo lo hago porque quiera, sino porque no puedo evitarlo. Tampoco te sientas ofendido, ni pienses que deseo fastidiarte.

Me gustaría que, pese a todo lo que el TDAH me haga hacer en clase, me quieras, me aceptes, y me digas que valgo mucho, que soy un buen niño y también que en ocasiones soy capaz de hacer cosas con éxito. Sé, por mis padres que hacer esto te va a resultar difícil, pero... ¡Tú eres un profe!
Seguro que lo harás bien. Es bueno, que guardes esta carta y la leas a menudo, porque nos hará falta a los dos...

Con mucho cariño,

tu alumno Diego

domingo, 27 de mayo de 2012

Evaluación y entrenamiento en habilidades sociales en niños con TDAH

La evaluación de las habilidades sociales debe fundamentarse en diferentes tipos de registros y observaciones. En un primer momento, la entrevista con los padres nos proporcionará una primera información relevante acerca de las características del niño y su historia evolutiva y circunstancias actuales.

También es importante la entrevista con el maestro o tutor del niño que nos aportará datos de su funcionamiento con sus iguales.

Con el niño podemos utilizar auto-informes. En el caso de adolescentes y adultos disponemos del EHS: Escala de Habilidades Sociales.

Puede ser también necesario evaluar cual es el nivel de autoestima del niño. Con frecuencia la falta de recursos sociales lleva anexo la desmotivación, bajo auto-concepto e incluso depresión.
Diferentes estrategias para enseñar comportamientos sociales:
  • Diciéndole al niño/a qué es lo que le pedimos de ese comportamiento: decir gracias, pedir “por favor”, pedir que se disculpe, expresar cómo se siente, etc…
  • Ensayar la conducta, en forma de pequeña escena, como si fuera el teatro, para enseñar al niño/a cómo se realiza la conducta en cuestión. Siempre deberemos reforzarle, alabarle, cuando realiza adecuadamente la conducta de que se trate: “estupendo, has saludado diciendo hola nada más entrar”.
  • Preguntar o expresar los sentimientos que los niños/as y los adultos experimentamos al relacionarnos con otros: “¿Cómo te sientes al haber actuado así?”, “Me siento………cuando……”
El proceso de los entrenamientos en Habilidades Sociales debe implicar cuatro elementos de forma estructurada:

1. Entrenamiento en habilidades, donde se enseñen conductas específicas y se practican y se integran en el repertorio conductual del sujeto.

2. Reducción de la ansiedad en situaciones sociales problemáticas. Normalmente esta reducción se consigue de forma indirecta.

3. Reestructuración cognitiva, en donde se intentan modificar valores, creencias, cogniciones y/o actitudes del sujeto. También suele darse de forma indirecta.

4. Entrenamiento en solución de problemas, donde se enseña a los sujetos a percibir correctamente los valores de todos los parámetros situacionales relevantes, a procesarlos, a seleccionar una respuesta y enviarla. Este entrenamiento suele encontrarse de forma implícita, en los entrenamientos en habilidades sociales.
Algunas Habilidades básicas que deben aprender para que no surjan estas dificultades son las siguientes:

Habilidades de interacción social: Sonreír, saludar adecuadamente, saber realizar presentaciones, pedir favores…
Habilidades conversacionales: Aprender a iniciar, mantener y terminar conversaciones, saber cómo unirse a conversaciones y poder establecer conversaciones de grupo
Habilidades relacionadas con los sentimientos y emociones:
saber expresar autoafirmaciones positivas, emociones, recibir emociones, defender los propios derechos y defender las opiniones.
Habilidades para afrontar y resolver problemas: Identificar problemas, buscar soluciones, anticipar consecuencias, elegir una solución y probar la solución.
Habilidades para relacionarse con adultos: Aprender la cortesía con el adulto, refuerzo al adulto, conversar con el adulto, solucionar problemas con adultos y peticiones del adulto
Además existen programas como El ESCePI (programa de enseñanza de soluciones cognitivas para evitar problemas interpersonales, dirigidos a niños con TDAH), que es una alternativa propuesta para lograr que los niños adquieran las habilidades sociales a través de la enseñanza sistemática de las mismas en la primera infancia.

Bibliografía:

Marta Mata Palma, Programa de Habilidades Sociales para niños/as con Trastorno por Déficit de Atención. Revista digital, Investigación y Educación. NÚMERO 24 AGOSTO DE 2006 ISSN 1696-7208
Gay Edelman, Por qué los niños con TDAH tienen problemas para hacer amigos y cómo apoyarlos en su socialización, Paso-a-Paso. Vol. 22.1.
Viviana Kelmanowicz, Las habilidades sociales en la infancia y su impacto en el desarrollo de la Autoeficacia.
Presentación magistral: Entrenamiento en Habilidades Sociales
Presentación magistral: Habilidades Sociales en TDAH
Sergi Banus Ll. Psicólogo infantil, Habilidades Sociales Infancia, 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada